lunes, 7 de diciembre de 2015

Raspacanillas

Parece ser que fue Mario Carniello, un ítalo maracucho, quien utilizó por vez primera el término “raspacanillas”, pero incompleto, pues colocó la palabra “raspa” sin el agregado de “canillas”, que es de uso posterior. Este compositor tuvo una inmensa fama por el año 1965 cuando lanzó dos innegables éxitos en un disco de 45 rpm: El Cable y El Atlántico. Los llamó “raspa merengues” y su grupo se llamaba Mario y sus Diamantes. Fue grabado en el sello disquero Falcon Record Company, de la ciudad de Mc Allen, Texas, Estados Unidos. El exitazo titulado El Cable, pegajoso bailable y al ritmo de cumbia colombiana, se escuchó hasta el delirio en Colombia, Perú, Curazao, Panamá, México  y Chile.
Guiseppe Mario Carniello Polesse había nacido en Brugnera, Italia en 1932 y murió muy joven, con apenas 42 años en San Cristóbal, estado Táchira en 1974. Parece que el licor y las francachelas fueron los responsables de su temprano deceso. Sus restos permanecen en El Palacio de los Músicos de esa ciudad andina de Venezuela.

Órgano Hammond RT-2 (modelo de concierto), producido entre 1949 y 1955 por Hammond Instrument Co.
 
A Maracaibo llegó en 1954 con pocos conocimientos musicales traídos de la Península itálica. Rápidamente dominó la marimba y el acordeón, pero su interés estaba colocado en el órgano eléctrico, instrumento recién llegado al país y que tocaba después de los oficios religiosos en una iglesia de Maracaibo. En 1960 organizó su primer conjunto, el que al año siguiente, 1961, ganó El Mara de Oro. La labor de Mario y sus Diamantes comenzaba a ser reconocida. Pero la meta inmediata del joven organista era hacer discos. Esto lo logró gracias al apoyo indirecto de Jean Pierre Fawan, Enrique Faillace y José Salazar Meneses, todos ellos altos ejecutivos de la finada Conahotu o Corporación Nacional de Hoteles y Turismo. En uno de los hoteles de esta Corporación, el Hotel Cumanagoto de Cumaná, entró en contacto con el autor de Moliendo Café, el compositor caraqueño Hugo Blanco, y Luis Arismendi, quienes lo invitan a Caracas para hacer una audición con Miguel Ángel Piña “Piñita”, quien tenía un fabuloso olfato para descubrir talentos musicales. La pupila auditiva no le falló a este caballero, pues Mario fue llamado para firmar una serie de grabaciones, de entre ellas El Cable que fue un rotundo éxito y renombre en toda Venezuela.
El músico Joe Urdaneta, nacido en Ciudad Ojeda y quien fue cantante de la Billos Caracas Boys, fue el director en 1957 de Mario y sus Diamantes y fue corresponsable del éxito de El Cable. En un principio tocaban música ambiente, pero poco a poco se interesaron por los porros y las cumbias. Tocaron durante mucho tiempo en la zona de tolerancia de La Guaira, estado Vargas, lo cual  emparenta el “raspa” con el merengue dominicano, ritmo favorito de  los prostíbulos de Quisqueya.
Altavoz Leslie giratorio.

Es Joe Urdaneta quien nos da un dato precioso para entender los orígenes de el “raspa cumbia” de Carniello. Un enorme aguacero les cayó mientras se presentaban en La Guaira. El acordeón del ítalo maracucho se estropeó de forma irreparable. Muy deprimido regresa a “La tierra del sol amada” y funda la agrupación Mario y sus Diamantes, pero sin el acordeón, instrumento europeo que remplaza por el órgano eléctrico. El Piano Electrónico" se inventó en 1935 por el   gringo Laurens Hammond, fue también el nombre comercial utilizado por el constructor de teclados Wurlitzer en la popular línea de pianos eléctricos que se produjeron de 1950 a 1980, aunque esto no es lo que actualmente es conocido comúnmente como un piano electrónico. Esta novedad tecnológica remplazó al pesado piano de madera y cuerdas e hizo que fueran desplazados y abandonados los instrumentos de metal, esto es, la trompeta, el saxofón y el clarinete. Había nacido de tal manera la cumbia merengue “raspa” en Maracaibo.

En 1977 el recientemente fallecido Simón Díaz interpretó El Cable, en un larga duración titulado Caracha Negro. Allí aparece la cumbia raspa de Mario Carniello acompañado de Hugo Blanco como su coautor.
Un Hammond B3 y la caja con el Altavoz Leslie

Según me dice William “Tuister” Piña, el agregado de “Canillas”, quien sumado al original “raspa” de Carniello dio lugar al interesante vocablo “raspacanillas”, se le dio en los estudios de Radio Carora, en Venezuela, teniéndose como protagonista de tal ingenio semántico al propio “Tuister” Piña, locutor de esta vieja emisora del estado Lara. En esta ciudad del semiárido venezolano han destacado diversos grupos raspacanillas, tales como Nilo y sus Estrellas  fundado en 1968 y Rafa y sus Diamantes, quien se inicia en 1974. Nilo o Danilo Verde, grabará el Raspacanillas Número 1, un LP en compañía de otros grupos, tales como el Microcombo Dabajuro y Los Continentales.
Barras deslizantes en un órgano Hammond