domingo, 13 de octubre de 2013

Halloween


El diario USA Today publica una entrevista a una bruja que dice: “Los cristianos no lo saben, pero están celebrando con nosotros nuestra fiesta, y nos encanta.” Ello revela la enorme cobertura, apoyada por los “mass media”, de esta fiesta que se celebra cada 31 de octubre, sobre todo en los Estados Unidos y Canadá. Básicamente el objetivo de tal celebración es contactar con los espíritus, muchos de los cuales se dedican a intimidar o a asustar.

Las costumbres y símbolos de esta fiesta pagana nos inundan: vampiros, hombres lobo, zombis, criaturas relacionadas con los malos espíritus, disfraces con máscaras horribles que tienen su inspiración en los antiguos pueblos celtas, así como también pedir dulces de casa en casa, usanza de los pueblos célticos que buscaban de tal forma apaciguar a los espíritus, calabazas y nabos  ahuecados con una vela dentro, que representa a un alma atrapada en el Purgatorio.
Poco a poco la Iglesia Católica mezcló las costumbres paganas (vocablo que significa habitante el campo, rústico) con la celebración del Día de los Muertos y el Día de Todos los Santos. Más tarde la gente empezó a ir de casa en casa vestida de santos, ángeles y demonios.
Hallowen nos retrotrae a estadios del psiquismo humano muy antiguos, como nos enseña la psicología de Carl Gustav Jung. Por ello la fiesta tiene sus similares en todo el planeta: el baile de los Egungun en Africa, en Asia el festival de Obon, la Kawsasqanchis en los Andes suramericanos, el Día de los Muertos en Europa y Norteamérica.
En el tiempo debemos remontarnos a la Antigüedad para encontrar sus nebulosos orígenes. En el siglo V a.C. los celtas celebran anualmente la fiesta del Sanhaim a finales de octubre; los romanos conquistan a los celtas en el siglo I a.C. y adoptan las costumbres espiritistas de la noche de Samhaim; el papa Bonifacio IV  en el siglo VII d. C. instituye el Día de Todos los Santos para honrar a los mártires; a comienzos de la Edad Media se establece el 2 de noviembre para celebrar el Día de los Muertos; en el siglo XVIII o de Las Luces, la palabra Halloween aparece impresa por primera vez; en el siglo XIX centenares de miles de irlandeses inmigrantes por la gran hambruna, introducen la fiesta a los Estados Unidos, donde se mezclan con las de africanos, ingleses, alemanes; Halloween triunfa en todos los Estados Unidos en el siglo pasado; en el tercer milenio asistimos a la conversión de Halloween en una fiesta comercial que genera miles de millones de dólares a escala planetaria.
Dice Max Weber que el judaísmo fue la primera religión del mundo que se separó de la magia. Por esta razón los cristianos consideran a Halloween una celebración antibíblica. La propia Biblia lo advierte así: “Nadie entre los tuyos deberá practicar adivinación, brujería o hechicería; ni hacer conjuros, servir de médium espiritista o consultar a los muertos.” (Deuteronomio 18:10, Levítico 19:31; Gálatas 5: 19-21).
Lo cierto es que hogaño la celebración ha perdido su aureola de misterio y satanismo que le han adjudicado los adoradores del maligno, tales como Anton La Vey, fundador de la Iglesia de Satán en los Estados Unidos en 1966. Asistimos a la transformación de la fiesta en un gigantesco y propicio momento para las ventas tan importante como la navidad o el día de las madres. En algunos colegios privados de Barquisimeto los docentes estimulan la fiesta de la “Víspera de Todos los Santos”, cual es el significado de la antigua palabra  escocesa Halloween, lo cual nos indica que la adoración de las calabazas -que son después de todo nuestras humildes auyamas- ha permeado a las capas medias y altas de nuestra sociedad. Jack-o-linterna parece que llegó para quedarse. Así que, señores papás y mamás, preparen su chácara para adquirir los costosos trajes y disfraces de Drácula, zombies, duendes o brujas que deben de costar un realero en nuestra abigarrada y barroca Avenida 20 crepuscular







martes, 8 de octubre de 2013

Al Maestro universal de la guitarra Alirio Díaz Leal





¿Sabías qué?

El Maestro universal de la guitarra, Alirio Díaz, nació en el caserío La Candelaria, al oeste de la ciudad de Carora, el 12 de noviembre de 1923, por lo cual se apresta con júbilo a festejar junto al pueblo venezolano y caroreño sus 90 años de extraordinaria y fecunda existencia en el presente año 2013.

¿Sabías qué?

Que el joven Alirio Díaz escapó de su casa en La Candelaria una madrugada del 6 de septiembre de 1939 para dirigirse a la ciudad de Carora, donde pensaba formarse como humanista, filósofo o historiador, pero que el Maestro de las juventudes Chío Zubillaga, al oírle tocar la guitarra le persuade continuar estudios musicales en Trujillo con el Maestro Laudelino Mejías.

¿Sabías qué?

El Maestro universal de la guitarra, Alirio Díaz, llegó a estudiar música a Trujillo en 1942 con el Maestro Laudelino Mejías sin saber leer música y que Don Laudelino lo puso a tocar clarinete y saxofón, en tanto que para ganarse la vida laboraba como tipógrafo cajista en el periódico Presente del Estado Trujillo.

¿Sabías qué?

El Maestro universal de la guitarra, Alirio Díaz, llegó a Caracas en agosto de 1945, a pocas semanas del golpe de estado contra el general Medina Angarita, a estudiar con el maestro Raúl Borges, quien a la sazón había creado una de las primeras cátedras de guitarra en el mundo en 1932 y el cual tenía una formación musical casi completamente autodidacta.

¿Sabías qué?

El Maestro universal de la guitarra, Alirio Díaz, se presentó en la Escuela Superior de Música en septiembre de 1942 en Caracas y que en extraña coincidencia llegaron también otros dos guitarristas larenses y caroreños el mismo día, ellos fueron Rodrigo Riera e Ignacio Ramos Silva.

¿Sabías qué?

El maestro universal de la guitarra, Alirio Díaz, conoció por primera vez las cuerdas de nylon en Caracas en 1942, pues hasta entonces solo conocía las de metal y sin haber tocado jamás con cuerdas de tripas de animal. Tal innovación la había impuesto el maestro español de la guitarra Andrés Segovia, el más reconocido guitarrista del mundo por aquel entonces.

¿Sabías qué?

Que el maestro universal de la guitarra Alirio Díaz estando en Caracas en 1942 estudiando música, oyó tocar piano en el Teatro Municipal a una niña de siete años llamada Judith Jaimes, lo cual le produjo tal impresión que lo indujo a aprender a tocar ese instrumento.


¿Sabías qué?

El Maestro universal de la guitarra, Alirio Díaz, recibió en la capital de la república entre la ayuda del pintor y perfumista Clemente Pimentel, hermano del escritor y humorista Job Pim, quien fue su mecenas y le brindó una suerte de asilo en su casa.

¿Sabías qué?

El Maestro Alirio Díaz, siendo muy joven, en 1946, fue  bautizado por Chío Zubillaga como el “Mangoré caroreño”, haciéndose eco el Maestro de las juventudes caroreñas de la extraordinaria fama que por entonces gozaba el guitarrista paraguayo Agustín Barrios Mangoré. 

¿Sabías qué?

Cuando Alirio Díaz llegó a Europa  en 1950 la guitarra no vivía un buen momento, pues existían muy pocas cátedras de ese instrumento en los conservatorios, y el Maestro Andrés Segovia, que copaba la atención mundial, apenas había comenzado a enseñar en Siena, Italia, en 1950.

¿Sabías qué?

El Maestro universal de la guitarra, nuestro coterráneo Alirio Díaz ofreció su primer concierto como profesional en la Biblioteca Nacional de Venezuela, organizado y presentado por Rhazés Hernández López y patrocinado por el Ministerio de Educación el 12 de febrero de 1950.

¿Sabías qué?

Para 1960 la carrera de Alirio Díaz como concertista de la guitarra estaba consolidada y en pleno ascenso, además de tener el prestigio de ser el asistente de Maestro Andrés Segovia en Siena, Italia, al mismo tiempo que el otro Maestro caroreño de la guitarra, Rodrigo Riera, había emprendido el camino europeo, revalidando sus estudios en el Real Conservatorio de Madrid, y como Alirio Díaz, asistía a los cursos de perfeccionamiento en Siena con Segovia.

¿Sabías qué?

El Maestro de la guitarra, Alirio Díaz, se convirtió en el principal impulsor de las composiciones del Maestro guayanés Antonio Lauro, al interpretar de manera formidable sus composiciones, tales como el Valse criollo, llamado más tarde Valse Nº 3 y, luego, Natalia, y que Lauro en reconocimiento le dedicó a Alirio Díaz el vals Carora, en 1968.


¿Sabías qué?

Que en el Carnegie Hall de Nueva York en 1968 se presentó como solista el Maestro Alirio Díaz. Dada la avanzada edad de Leopold Stokowsky, nacido en 1887, se quedó dormido durante la ejecución del Concierto de Aranjuez. Alirio Díaz al ver que el director de orquesta británico no reaccionaba, repitió con más fuerza el rasgueado hasta que logró despertarlo.

¿Sabías qué?

El Maestro de la guitarra Alirio Díaz contrajo matrimonio en 1952 con la joven italiana Consolina Ricci, hija de la señora que le había alquilado una habitación al joven caroreño, quien por aquel entonces era el asistente del Maestro español Andrés Segovia, el más famoso y reputado guitarrista del siglo.

¿Sabías qué?

El Maestro de la guitarra Alirio Díaz se ha destacado de igual manera como escritor y ensayista, y que en ese sentido escribe Historieta de La Candelaria en 1938, la cual será publicada por la Alcaldía Bolivariana General de División Pedro León Torres, en tanto que en 1980 publica dos libros: Cecilio Zubillaga y mi guitarra, y también Música en la vida y lucha del pueblo venezolano. En tanto que en 1984 publica Al divisar el humo de mi aldea nativa.

Tomado de la biografía de Alirio Díaz, escrita por Alejandro Bruzual